Imelda Tuñón fue vista besándose con un empresario. Por ello, la nuera de Maribel Guardia mencionó que si ya se sentaron a conversar sobre ella rehacer su vida

Imelda Tuñón es la expareja sentimental de Julián Figueroa y nuera de Maribel Guardia.


Imelda Tuñón es la expareja sentimental de Julián Figueroa y nuera de Maribel Guardia. Crédito: Mezcalent

Imelda Tuñón, expareja sentimental de Julián Figueroa, expresó que por el momento no ha hablado con Maribel Guardia sobre darse una nueva oportunidad en su vida sentimental, aunque no descarta tener que sentarse y expresarle todo a ella sobre ese tema cuando sea el momento adecuado.

La controversia se registró desde el momento en el que Imelda fue vista en un sitio público besándose con el empresario Francisco Hernández Tovar, de quien además dijo que simplemente es un amigo, pero aparentemente todavía no tienen nada.

“No, no, no. Todavía no llegamos a ese punto (de hablar de un nuevo romance en mi vida), gracias a Dios. Pero si algún día llegamos a ese punto, lo van a saber”, expresó a ‘Ventaneando’.

Hace algunos días se habló de presuntos problemas al llegar a un set de grabación y ella aclaró unos rumores que se registraron: “No soy alcohólica. ¿Cuáles copas (de más)? No. Venía de ensayo. Tomo medicamentos, a veces, para la ansiedad y pudiera ser que me vean como ida”.

Maribel Guardia habla de la posibilidad de su nuera rehacer su vida

“Seguramente que la verán con varios porque es una mujer soltera. No es que a mí me encante, pero entiendo que es una mujer libre, es una mujer muy guapa, joven, tiene que hacer su vida y continuar”, dijo la actriz.

“Difícil para mí, claro, por supuesto, pero entiendo perfectamente que ella tiene que hacer su vida, que está joven, que es bella. La vida continúa, que Dios la acompañe, ojalá. Lo que le pido a Dios es que le toque un buen hombre, porque el hombre que le toque le va a tocar a mi nieto también”, expresó la también cantante.

La costarricense no se quiso despedir sin antes mencionar que Imelda es una pieza clave en su vida: “Le pido mucho a Dios por ella, siempre que estoy aquí rezándole a la Virgen siempre hinco y créemelo, te lo juro por Dios, que por la primera persona que pido es por Imelda, pidiéndole a Dios que la cuide, que la proteja, que si algún día le pone a un hombre que sea un hombre bueno, porque como a ella le vaya de bien le va a ir también a mi nieto”.